Togores Abogados

DIFERENCIAS ENTRE DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO Y DIVORCIO CONTENCIOSO

La normativa vigente prevé dos tipos de procedimientos para poder llevar a cabo la disolución del vínculo matrimonial entre los cónyuges: divorcio de mutuo acuerdo o divorcio contencioso.

El divorcio de mutuo acuerdo consiste en que los cónyuges acuerdan instar el procedimiento de divorcio, presentando demanda de divorcio de forma conjunta por ambos cónyuges o por uno de ellos con el consentimiento del otro, junto con una propuesta de convenio regulador donde se establezcan los siguientes extremos:

– La patria potestad, la guarda y custodia de los hijos menores de edad y, en su caso, el régimen de comunicación, estancia y visitas de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.
– La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
– Pensión de alimentos.
– Liquidación del régimen económico del matrimonio, cuando proceda.
– Pensión compensatoria.

Presentada la demanda de divorcio de mutuo acuerdo, junto con los documentos oportunos y la propuesta de convenio regulador pactado entre los cónyuges, el Juzgado competente citará a las partes para proceder a la ratificación del mismo en sede judicial. A todo ello, se sumará el informe elaborado por el Ministerio Fiscal, en el supuesto de existir hijos menores de edad en el vínculo conyugal, quien será el encargado de verificar que no existen medidas que dañen los intereses de los menores, ya que es el competente para velar por los intereses de dichos menores de edad. Una vez transcurridos todos estos trámites, el Juez competente dictará Sentencia de divorcio de mutuo acuerdo.


En cambio, el procedimiento de divorcio contencioso, se inicia cuando los cónyuges no están de acuerdo en los aspectos que deben regir la solicitud de su divorcio o en las medidas que deben aplicarse, una vez disuelto el vínculo matrimonial. En este supuesto, se presenta demanda de divorcio contencioso por uno de los cónyuges, junto con los documentos que prueben las peticiones que se establezcan en demanda. Una vez presentada dicha demanda, se le dará traslado a la otra parte para que conteste a la misma, así como también se le dará traslado al Ministerio Fiscal ( en el supuesto de existir hijos menores de edad ). Tras dichos trámites se citará a las partes para la celebración de juicio oral y, tras su celebración, el Juez competente dictará sentencia, basando su resolución en las pruebas aportadas por las partes.

Este último procedimiento suele dilatarse mucho más en el tiempo, además, de suponer más desgaste emocional y mayores costes económicos para ambas partes. Sin embargo, el divorcio de mutuo acuerdo es todo lo contrario, suele ser mucho más ágil, los efectos emocionales son de menor envergadura y el coste económico es bastante menor.

En ambos procedimientos es necesario la intervención de abogado y procurador. Además, es recomendable acudir a un abogado especializado en Derecho de Familia, para comenzar con las negociaciones de las futuras medidas que se tendrán que adoptar, facilitando de esta forma el buen entendimiento entre las partes.